Viaje en autobús

En el autobús, de camino a Villa, proveniente de la gran ciudad, llegó una mujer de sonrisa marfil con una burbuja rodeando su cuerpo.

Se sentó en el asiento que hay detrás del conductor y con la mirada perdida comenzó a reírse. Se rió tan alto que las burbujas de los demás pasajeros se agrietaron y se rompieron como si de cáscaras se tratasen.

Captura de pantalla 2015-10-16 a las 18.17.38

La gente, extasiada con las carcajadas de la mujer de sonrisa infinita, comenzó a contagiarse y rió tan fuerte que el autobús se despedazó en la carretera. Las risas continuaron la búsqueda de nuevas víctimas entre los automóviles cercanos, después subieron por las paredes de los edificios más altos y se colaron bajo las puertas blindadas.

Madrid se llenó de sonrisas baratas que merecía la pena regalar.

La mujer, en su pequeña burbuja, dejó de reir y esbozando un dulce paréntesis en los labios, desapareció en la nada.

María Nr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s