El fin de los amantes

Se besaron las mejillas; apenas respiraban, se tocaban sus cuerpos efímeros, acariciaron sus almas.

Pero la noche se los llevó para siempre.

Ella, en silencio, le lloraba, él se atrapó en el tiempo, en la distancia. Le amó al ponerse el sol. En la oscuridad, le soñaba.

Anuncios

2 thoughts on “El fin de los amantes

    1. Hola Nacho!
      Lo cierto es que lo que comentas alude directamente al síndrome de Estocolmo, aquel en el que la “víctima” termina sintiendo una profunda atracción por su carcelero/a.
      La película me sorprendió gratamente y las actuaciones de Aura Garrido y de su compañero, Javier Pereira, de reparto me han dejado con ganas de otra noche con un desconocido en alguna calle de Madrid ,)
      Gracias por tu comentario,Nacho!;«)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s