Amoritmos

Esas fachadas inventadas que solo la luna y yo podemos entender. Dos horas a la semana para sentarme frente a ti y quererte a latidos.

Murales con personas pintadas que llevan dentro el recuerdo de otras personas mientras yo agonizo contigo, herrumbre sobre mis hombreras. Instantes de mi, me, conmigo provistos de tanta claridad que deslumbran mi ceguera. Al ritmo de los golpes, son a veces varapalo, a veces hilaridad.

Amoritmos inventados en pie de guerra cuando la luz se ahoga.

Al pensamiento le espanta el rugido de esta boca, pero puesta mi boca en mi mano, el mundo se desvanece y la pena se va.

Dos horas por semana se va.

salvador-dali.jpg

 

Anuncios